Los inversores conservadores cada vez lo tienen más complicado para rentabilizar sus carteras de inversión. Las continuas intervenciones del BCE, un entorno que se ha calificado de “represión financiera” hacen la vida muy complicada para este tipo de inversores, muy numerosos.

Para continuar leyendo el artículo pinchar Francisco J. Concepción