El Día   16/06/2013

Julio Pestano

El centro de pensamiento Centro Atlántico de Pensamiento Estratégico (Catpe) diserta en su último informe sobre la política energé- tica en Canarias hasta 2030. El documento propone diez medidas para lograr el equilibrio del sistema, asegurar el suministro y garantizar su viabilidad, y aunque se cuida de apostar de forma abierta por la realización de prospecciones –y la eventual extracción– de petró- leo en las aguas que rodean el Archipiélago, incluye una serie de cálculos que lo llevan a concluir que el desarrollo de la actividad podría suponer el equivalente del 5% del Producto Interior Bruto (PIB) regional. Consciente de que se trata de una cuestión que levanta ampollas entre un grupo amplio de la población, apuesta, en cambio, por abrir el debate con la aportación por parte de Repsol –la empresa que tiene adjudicados los permisos para realizar los sondeos en las Islas– de información “suficiente” sobre las “mejores técnicas disponibles” en materia de explotación y producción a la comunidad científica y las universidades del Archipiélago, que, una vez analizada, serviría para iniciar mesas de debate con la ciudadanía “para encontrar puntos de acuerdo entre todas las partes implicadas”. 

La actividad petrolera se complementa con actuaciones para garantizar el suministro de combustibles en las Islas, que incluye
la instalación en el puerto tinerfeño de Granadilla de un parque de almacenamiento estratégico de petróleo; la introducción del gas natural en las Islas –los autores defienden la “cierta experiencia” de 30 años que hay en España en la gestión de yacimientos
marinos “próximos a zonas turísticas y fuertemente habitadas–; el impulso a las centrales de bombeo para almacenar energía eléctrica; la “necesaria” simplificación administrativa para facilitar las inversiones de todo tipo dentro del negocio energético; propiciar cambios en los hábitos de consumo para hacer más eficiente la demanda; aumentar desde el 7% actual el peso de las energías renovables en general –y de la eólica en particular por sus menores costes–, incentivar el uso del coche eléctrico y expandir las redes inteligentes por todo el Archipiélago con numerosos puntos de generación de distinto tipo. Es un conjunto de actuaciones que, adoptadas en las proporciones “adecuadas” a los costes y a las posibilidades técnicas en cada momento, “permitirán además de una mayor eficiencia y autoabastecimiento, una significativa reducción de emisiones en un sistema energético con menores costes para el sistema, y consecuentemente para los ciudadanos y usuarios de la energía” en un contexto en el que la energía debe formar parte de la salida de la crisis.

Lee la noticia en la web de eldía.es