Existe la creencia general que las entidades financieras son inmutables, que nada les puede afectar. Creencia especialmente referida a las grandes entidades, a las que se les ha denominado sistémicas, demasiado grandes para caer. Naturalmente, y debemos insistir en ello, nada más lejos de la realidad.

Para continuar leyendo el artículo pinchar Francisco J. Concepción