CANARIAS7. 

Publicado el 20/01/2014

Almudena Sánchez

Producir y prestar servicios en Canarias es más caro que en territorio continental. Primero por su carácter insular y después, por estar alejada de sus mercados. Es lo que se conoce como sobrecoste de la ultraperiferia.
   
Para compensar esa carga y diseñar el modelo económico, la comunidad autónoma dispone de una ley que contempla subvenciones y ayudas e incentivos económicos así como  exenciones, bonificaciones y deducciones fiscales. Ytodo esto es lo que recoge el Régimen Económico y Fiscal (REF).

Los gobiernos del Estado están obligados legal y constitucionalmente a destinar los correspondientes recursos económicos a través de los presupuestos generales. Como resultado de la aplicación de los objetivos de estabilidad financiera y la crisis, desde el año 2010 las partidas se vienen recortando. En ese ejercicio, el Gobierno central sufragó el REF con 1.539 millones, en 2011 lo hizo con 1.247,16 millones, en 2012 lo redujo hasta los 914,50 millones y en 2013 consignó 847,97 millones. En total, se han quedado por el camino 691,37 millones de euros.

Los datos figuran en un estudio realizado por el Centro Atlántico de Pensamiento Estratégico (Capte) cuyos investigadores se basaron en los datos aportados por el Centro de Estudios Tomillo -a quien la  Viceconsejería de Economía y Asuntos Económicos con la Unión Europea del Gobierno encargó un análisis- y los datos de los distintos presupuestos estatales.

En el informe de Capte, se sostiene que los sobrecostes de la ultraperiferia -tanto públicos como privados- se han mantenido en los últimos tres años por encima de los 6.000 millones.
Por eso, el gasto público vinculado directamente al Régimen Económico y Fiscal ha ido disminuyendo en relación a la producción regional medida en producto interior bruto (PIB): en 2010 representaba el 3,72% mientras que en 2013 bajó hasta el 1,58%.

Lea la noticia en la web Canarias7.es