Los mercados venían descontando durante la semana la permanencia del Reino Unido. La recuperación de los índices de renta variable, la relajación de las primas de riesgo, y la apreciación de la libra esterlina, reflejaban claramente estas expectativas. Al conocerse el resultado del referéndum, la reacción ha sido inmediata.

Para continuar leyendo el artículo pinchar Francisco J. Concepción