Diario de Avisos

El recién creado Centro Atlántico de Pensamiento Estratégico (Capte) levanta la voz contra “la maraña administrativa que frena el crecimiento de Canarias”. En concreto, sus promotores abogan por la despolitización del ordenamiento territorial.

Después de meses de debate, el Capte ha llegado a la conclusión de que “la inflación regulatoria es el principal problema que tienen los canarios a la hora de invertir y generar empleo”. Así lo expuso ayer el inspirador de este laboratorio de ideas, Ángel Ferrera, durante un concurrido acto en la sede de la Mutua de accidentes de Canarias (MAC) en la capital tinerfeña, cuyo presidente, José Fernando Rodríguez de Azero, también forma parte de la directiva del Catpe.

La elaboración del informe Planeamiento y gestión racional del territorio en Canarias ha servido, destacó Ferrera, “para que la clase política” tome nota y se ponga a trabajar en la mejora de la ordenación”.

El expresidente de la Cámara de Comercio de Las Palmas resaltó que la inflación regulatoria y la política energética son “las dos claves del estrangulamiento del crecimiento económico de Canarias, lo que más retrae las inversiones”. Según Ángel Ferrera, “no se ha producido un colapso energético porque se ha hundido la demanda”. A juicio de Catpe, “es preciso arbitrar soluciones que, en el menor plazo posible contribuyan a paliar los efectos de la inacción o el retraso que sufren legítimas actuaciones del sector privado que, desde el prisma socio económico y dadas las actuales condiciones, lleguen a ser de interés general por sus efectos sobre la economía y el empleo”.

En este escenario, los expertos de Capte sugieren la modificación del artículo 9 de la Ley 6/2009 de 6 de mayo, de Medidas Urgentes en Materia de Ordenación Territorial para la Dinamización Sectorial y la Ordenación del Turismo, con el propósito de “devolver a los ayuntamientos las competencias para la aprobación de su planeamiento de desarrollo y suprimir la limitación de que las revisiones o modificaciones de los planes generales no afecten al modelo territorial para poder ser tramitadas”.

Sociedad civil

El Centro Atlántico de Pensamiento Estratégico surgió con la intención de “debatir, estudiar, analizar y proponer ideas que busquen soluciones innovadoras a los problemas públicos tratando de dinamizar su puesta en práctica”.

Ferrera aclaró que no se trata de un grupo de presión. “Los empresarios estamos a título personal”, enfatizó. “El Catpe es un laboratorio de ideas, abierto a la sociedad civil, sin compromisos preadquiridos y sin ataduras políticas ni empresariales”.

Su objetivo último es “canalizar el sentir y las preocupaciones de la sociedad civil dádole un enfoque puramente práctico y técnico a las necesidades del Archipiélago mediante la búsqueda de alternativas y soluciones a medio y largo plazo”.

Sus fines “no son una meta”, puntualizó, sino “una forma de comportamiento y de participación buscando el bien común y el interés general”. En sus múltiples manifestaciones asociativas, resumió, “la sociedad civil ha de colaborar para que los políticos despierten cuando se adormecen y exigirles remedios a los males”.

Lea la noticia en la web Diariodeavisos.com